Alguna vez te habrá pasado: vas a un entierro y no sabes si los ramos de flores en Parla que has elegido serán los adecuados. Y decimos en plural porque en más de una ocasión habrás cogido dos por aquello de no equivocarte.

En todo caso, y para evitarnos llevar dos ramos de flores en Parla a un entierro, vamos a conocer el significado de algunas flores habituales en los entierros y en casi todo lo relacionado con el mundo de los difuntos.

- El crisantemo. Es una flor de floración muy corta, lo habitual es de octubre a diciembre. Esto lo hace ideal para las fechas de Todos los Muertos y Todos los Santos. Además, por su corto periodo de floración, representa lo efímero de la vida. No fallaremos con un ramo de ellos.

- El clavel. Es la flor de los funerales por excelencia, son una evidente muestra de respeto y admiración hacia el fallecido. Viniendo de los familiares, además, expresa una gran significación en la vida de estos.

- La rosa. Es tan usual el clavel que hay gente que cree que no se deben llevar rosas a un entierro y, ciertamente un son en exceso habituales. En todo caso la rosa blanca significara pureza. En rosa, aprecio y agradecimiento y, en rojo, amor y respeto. No llevaremos otros colores.

- El gladiolo. Llamado de este modo porque en la antigua Roma el gladiador victorioso era obsequiado con uno de ellos. Representa, obviamente, el honor, la lealtad y la fuerza, así como también los recuerdos y el cariño hacia el fallecido. Es muy habitual verlo en coronas, puesto que su largo tallo aporta gran elegancia y es bastante rápido de trabajar.

En realidad, es más sencillo de lo que parece y en Floristería y Regalos Caprichos Parla estaremos encantados de asesorarte si no lo tienes claro.